¿Soy alérgica o simplemente soy intolerante?

Realmente es un lío saber cómo comprar la crema adecuada al estado de mi piel (que no tipo) si no sé como debo llamarla. Los dermatólogos y farmacéuticos no dejan de usar el vocabulario más apropiado, y eso está muy bien, pero es que a los del mundo real no nos han explicado en qué consisten esas sutiles diferencias.

Diferencias entre piel alérgica, intolerante, sensible o reactiva.

En ocasiones, si sólo atendemos a los síntomas, es complejo establecer un diagnóstico claro para decidir si lo que nos pasa es una alergia o una reacción ya que se comparten algunos. Para estar seguros, lo mejor es realizar unas sencillas pruebas médicas y así poder descartar la alergia.

Mientras nos decidimos a hacerlo, podemos tomar medidas para evitar el contacto con algunas sustancias que por definición suelen ser irritantes para nuestra piel, como perfumes o conservantes. Pero claro, te preguntarás, si no añadimos conservantes, ¿cómo se conservará la fórmula durante todo el tiempo que dure el cuidado? Ahí entra la nueva tecnología de Cosmética Estéril, que además de garantizar la esterilización a lo largo de toda la fabricación, patenta un sistema de cierre que impide la contaminación bacteriana evitando  que los activos se degraden durante todo el tiempo de consumo.

Además es importante que la formulación del cosmético sea lo más depurada posible. Cuantos menos activos mejor… eso si, que sean activos de verdad, es decir, eficaces. Si no, habremos hecho un pan con unas tortas. Y eso sería lo último que querríamos ¿verdad?

PHOTO: EyeShadowLipstick

 

 

Anuncios